Cruceros Fluviales

Crucero por el Amazonas brasileño

La cuenca del Amazonas brasileño, que acoge la mayor selva del planeta, es un mundo anfibio que cambia radicalmente su aspecto en cada estación, dependiendo del régimen de lluvias.

El Río Negro, el poderoso tributario del norte de la cuenca, suele ser el escenario de la mayoría de los cruceros y expediciones que parten desde Manaos, la vía de acceso más común al Amazonas. Navegar sus oscuras aguas supone adentrarse en dos de los más espectaculares espacios naturales de la región: el archipiélago de las Anavilhanas y el Parque Nacional do Jaú. Ahora bien, el Río Negro, como toda la cuenca del Amazonas, tiene sus ciclos naturales y presenta aspectos muy diversos a lo largo del año.

A continuación, os detallamos las condiciones que encontraréis en el Río Negro en cada época: su clima, accesibilidad y el momento en que se encuentra la flora y fauna amazónica. De ese modo podrás programar tu viaje en la época que más se adapte a lo que esperas hallar en destino:

¿Cuando visitar el Río Negro?

– En la estación de lluvias. Febrero a mayo.

Las mayores precipitaciones se registran entre febrero y mayo. Durante estos meses las temperaturas son más suaves y permiten disfrutar el contraste del paisaje entre los periodos de lluvia y de sol. Los animales se muestran especialmente activos después de un chubasco tropical, los bosques inundados se hacen navegables por las grandes embarcaciones y los igarapés, pequeños brazos del río y canales, son accesibles en canoa.

– En la estación seca de aguas altas. Junio a septiembre.

Entre junio y septiembre y debido a las precipitaciones registradas en los meses anteriores, el río alcanza su máximo caudal y las lluvias cesan. Es entonces cuando se puede navegar el bosque inundado a la altura de las copas de sus árboles y llegar hasta lugares inaccesibles en la estación seca de aguas bajas. Es una época de primavera en la que plantas y árboles florecen y algunas especies animales se reproducen. Un momento espectacular a nivel paisajístico. Hay que tener en cuenta que los animales pueden dispersarse en un amplio espacio y eso dificulta su avistaje ya que, gradualmente, el nivel de las aguas desciende.

– En la estación seca de aguas bajas. Octubre y noviembre.

Las aguas llegan a su nivel mínimo y aparecen grandes playas fluviales de arena blanca donde es posible darse un baño para refrescarse, pues las temperaturas son altas, llegando a se sofocantes a medio día. Tortugas, cocodrilos y otras especies aprovechan estas playas para poner sus huevos. Las tormentas tropicales de verano muestran toda su espectacular fuerza. La fauna ocupa los cursos fluviales todavía existentes, lo que facilita su avistamiento sobre todo en las primeras horas del día y al atardecer. Las noches, de cielos despejados, permiten contemplar las estrellas y frecuentes lluvias de meteoritos.

– En la segunda Primavera. Diciembre a febrero.

Con la aparición de las primeras lluvias, el nivel de las aguas comienza de nuevo a ascender y los ríos vuelven a inundar la selva. Tras el duro verano, se produce una explosión de vida y muchas especies animales tienen su época de reproducción.

Ignacio Cinto

One thought on “Crucero por el Amazonas brasileño

  1. Por favor enviar detalles incluyendo duración, itinerario, detalles de la embarcación y camarotes, costo. Fecha probable Marzo-Junio 2012.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top