Cruceros Fluviales

Cruceros clasicos

Resolvimos pasar un fin de año diferente, por empezar estas vacaciones nos llevarían lejos de la familia y las fiestas navideñas, desechamos la idea de ir a londres, donde veríamos otra fiesta de fin de año, sólo que sin traduccion. Nos miramos y dijimos al unísono
– Busquemos Cruceros por las islas Griegas !-

Una agradable sorpresa nos esperaba en internet, encontramos ofertas de cruceros que afortunadamnete estaban al alcance de nuestro presupuesto y allí fuimos. Es un magnífico viaje por el mediterráneo y se tocan puertos clave durante el recorrido, así que el tiempo pasó demasiado de prisa, entre las actividades que haciamos dentro del barco, seguir conociendo gente agradable y hacer amigos y una mañana, antes de que nos acordaramos, ya estabamos en la soñada Grecia !

Llegamos a Atenas el 30 de diciembre. Habíamos convenido no tomar la excursión formal y conocer Atenas por nuestra cuenta. Luego de atravezar una maraña de taxistas que pugnaban por llevarnos a recorrer Atenas, seguimos nuestro camino hasta el Metro. Una buna forma de ir conociendo la ciudad y su gente. La ciudad alterna lo antiguo con lo moderno, y su gente es sumamente amable. pensabamos que con nuestro conocimiento de inglés nos entenderíamos. Pero pocos habaln inglés y no encontramos gente que hablara español, de todos modos todos son muy amables y fueron de ayuda sus indicaciones. Por desgracia nuestra ropa no era todo lo liviana que hubieramos deseado, lo tendremos en cuenta la próxima vez.

Nuestra primera parada fue el Museo Arqueológico Nacional.Lo más impresionante fue el piso entero dedicado a las esculturas griegas. Estamos sorprendidos por la manera en que los escultores podría hacer parecer con piedra un suave drapeado de tela, y el realismo de las esculturas de bronce, hasta llegar a ver las venas en la piel de los sujetos.

Una breve escala para probar el «pan de cordero» y la salsa de tsisiki, todo estaba delicioso. Nos fuimos en Metro a la Acrópolis. La Acrópolis es una colina rocosa en el centro de la ciudad. Subimos por las nuestras. No parabamos de mirar hacia atrás, a las vista de Atenas, eran impresionantes. Atenas es enorme.

Una vez que la cima de la Acrópolis, vimos el templo de Nike. Su característica más sobresaliente es el pórtico, con el apoyo de las Cariátides . Desde lo alto de la Acrópolis, mirando hacia abajo se puede ver todos los de Atenas y al mar,  también el templo de Zeus Olímpico, el teatro de Dionisio, el templo de Hefesto, y Attolos.

Fuimos andando un poco al azar y tomamos café y helados. De nuevo al Metro. Caminamos la distancia hasta el puerto en un tiempo récord, y llegamos con tiempo de sobra antes de zarpar. Atenas fue realmente encantadora, sabemos que sólo hemos rasguñado la superficie de los tesoros que tiene . Vamos a tener que volver algún día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top